miércoles, 30 de enero de 2013

El espejo de las almas simples: Corazón


Caridad no conoce vergüenza, ni miedo ni dolor; es tan recta que no puede quebrarse ante nada que le acontezca. Caridad no hace ni se preocupa de nada de cuanto está bajo el sol, todo el mundo es para ella lo que le resta y lo que le sobra.
 
 
Caridad, Amor, se apodera del corazón y lo somete, y el corazón se deja arrastrar por él. Pero este corazón esclavo es auténticamente libre, porque ya no carga consigo mismo, con la responsabilidad de sí y la obligación de velar por sí mismo. Este corazón es libre porque ya no conoce el miedo, no tiene miedo del dolor ni de la muerte. Este corazón es inmortal, y se lanza a hacer cualquier cosa, por arriesgada que sea. Este es el corazón que es capaz de mover el mundo.
 
 
El corazón enamorado se abre al mundo entero, consciente de que él solo no es nada, de que debe unirse al mundo entero para serlo todo, por eso todo le resta. Al mismo tiempo, no se aferra a nada en el mundo, pues sabe que destruimos aquello a que nos aferramos. No necesita nada, por eso todo le sobra. No necesita buscar, preguntarse, inquietarse, no se preocupa. Este corazón es el centro del universo, y todo fluye hacia él. Y sólo ha tenido que enamorarse para conseguirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario